català castellano
Can Martri
INICIO HISTORIA NUESTROS PRODUCTOS SERVICIOS CONTACTAR
 
Nuestros Orígenes
Ya demostró su fortaleza María cuando, a principios de siglo, venció la tuberculosis que se llevó a sus hermanos. Después de cerrar la empresa de lonas, decide acompañar a sus padres a Sant Cebrià.

No siendo bien visto que una mujer regentase una fábrica, decidió hacerse cargo de la tienda de comestibles. Sí señor, los Mataró volverían a caminar con la cabeza bien alta.

Ya cuando el primer Mataró, Pere Màrtir, llegó a Sant Cebrià para montar teleros, su nombre había derivado al de “Martri”. María, lejos de rechazar ese mal nombre, rápidamente lo convirtió en la bandera de su negocio.
A partir de 1922, muerto el padre, María coge las riendas del negocio para dedicar cuerpo y alma. No hace falta decir, pues, que sus objetivos se iban cumpliendo sobradamente. Ya antes de la Guerra Civil, Can Martri era una de las tiendas más surtidas y concurridas del Maresme.

El tiempo pasaba, pero había que ir pensando en la sucesión. Muerto el hijo y sin poder contar con el nieto, María dirigió su mirada hacia Canyamars, donde su ahijada se había casado.
María Gel se adaptó con docilidad al mostrador de su tía. Así pues, tía y sobrinos se lanzaron decididamente a hacer patrimonio y la tienda fue creciendo.

El matrimonio Montasell desarrolló su papel a plena satisfacción de la tía María. Le dieron tres sobrinos, que para ella fueron nietos, y un ambiente familiar que hacía tiempo que no se vivía en Can Martri. A partir de 1969, después de la muerte de María, Joan Montasell i Gel se hizo cargo de la tienda, llevándola a una progresiva expansión. Joan, siguiendo siempre la línea marcada por la tía, nunca ha dejado decaer la bandera de los Martri.

Ahora, solo nos queda esperar una buena continuidad a esta historia.
 
Contactar | Home | Política de Privacidad | Diseño web | © Can Martri 2009